The bloody Benders (1871)

Apenas habían pasado unos años desde el final de la Guerra de Secesión, y el país se encontraba en plena reconstrucción. Entre los mecanismos que se iniciaron para conseguir este objetivo encontramos la entrega de tierras gratuitas a familias, en lo que actualmente se conoce como Oklahoma. Una de estas familias de colonos fueron los Bender.

Esta familia estaba formada por cuatro miembros. El padre, John Bender, contaba con aproximadamente 60 años de edad. Apenas hablaba inglés, ya que se especula con que su origen fuera alemán u holandés. La madre, Kate Bender, tenía 55 años y también tenían un pésimo conocimiento del idioma. Además era conocida entre sus vecinos como “La Diabla” debido a su intratable mal carácter. El hijo mayor era John Bender, de 24 años. Muy apuesto, pero en un estado de risa permanente que hacía pensar a sus vecinos que era alguna clase de retrasado mental. El último miembro de la familia era Kate Bender, la hija pequeña que compartía el nombre de su madre. Era apenas un años más joven que su hermano y muy conocida en la zona por su extraordinaria belleza y su labia. Y fue precisamente ella el cerebro de esta monstruosa familia.

kathe-bender

Mucho se ha especulado sobre el origen de esta familia, e incluso si eran realmente familia. Según algunas fuentes no tenían lazos consanguíneos. Del origen alemán u holandés solo se cree que los varones lo fueran. Y se dice que el nombre real del padre no era John Bender, sino John Flickinger. De la madre se comenta que su verdadero nombre era Almira Hill Mark y que era natural de las montañas de Adirondack, en el estado de Nueva York. Además de esto, también se cree que pudo estar casada varias veces antes de con John. Incluso se especula con que mató a varios de estos maridos. En cuanto a John hijo, gracias a una Biblia encontrada en la residencia familiar, se especula con que se llamara realmente John Gebhardt y que su supuesta hermana Kate, fuera realmente su esposa.

Al llegar a su nueva tierra esta atípica familia construyo una vivienda organizada en varias habitaciones y que disponía de tienda de víveres y posada. No pasó mucho tiempo hasta que Kate hija consiguió fama como curandera, médium y adivina. Y todo esto gracias a que Kate actuaba en sesiones de espiritismo por los pueblos de los alrededores. Y tampoco hay que descartar la afirmación de que por un poco de dinero extra el que quisiera podría pasar la noche en la cama de Kate. Todo esto unido a su don de palabra y su belleza servía como carnaza para atraer a los dominios familiares a sus futuras víctimas.

bloody-benders-03

El hecho de ser una “familia” de asesinos no es lo que los ha hecho famosos. Hay que reconocer que influye, pero no es lo principal. Su fama viene dada por su forma de matar. Las víctimas potenciales llegaban a la casa por dos razones, o atraídos por Kate o en busca de la posada para pasar las horas nocturnas. Siempre eran muy bien recibidos y se sentaban en el puesto de honor de la mesa a la hora de cenar, siempre de espaldas a una cortina roja. Mientras que Kate hija se sentaba en frente a la espera del momento propicio para dar una señal a algunos de los dos John (que se escondían tras la cortina roja), momento en que uno de ellos descargaba un golpe de martillo sobre la cabeza de la víctima. Seguidamente se abría una trampilla bajo la víctima y esta caía a un sótano, donde le esperaba Kate madre para degollarlo con un cuchillo. Tras la muerte de la víctima le robaban todo objeto de valor y lo enterraban en el jardín trasero, justo donde tenían su huerta.

Algunos sostienen que la primera víctima fue Joe Sowers, en 1869. Pero resulta imposible saber si fue realmente el primero, o incluso si fue una víctima de los Benders. Lo que si se conoce es la identidad de algunas de sus víctimas, entre las que encontraremos al Sr. Jones, a Ben Brown, W.F. McCrotty, Henry McKenzie, Johnny Boyle, y varios hombres más sin identificar. Todos presentaban las mismas heridas: cuellos rajados, cabezas destrozadas y todo enterrados en la propiedad de los Benders. Además todas las víctimas habían sido desbalijadas. Y esto es un dato importante, porque en la mayoría de los casos las víctimas eran hombres de posición acomodada; solían llevar mucho dinero encima. Por lo que podemos sacar la conclusión de que no se trataba de matar por el simple hecho de matar, sino que se tenía una motivación económica.

Pero solo era cuestión de tiempo de que cometieran un desliz, o en el caso de los Benders, que se eligiera a la víctima equivocada. En 1872, George Loncher, acompañado de su hija de 2 años, dejó su pueblo tras el entierro de su mujer e inicio la mudanza hacia Iowa. Pero nunca se volvió a ver a ninguno de los Loncher. Ante esta desaparición, el Dr. William York, vecino de los Loncher, inició su búsqueda con el resultado fatal de acabar en la casa de los Benders. Tampoco volvió a saberse nada de él. Pero para desgracia de los Bender, William York  era hermano del Coronel Ed York, miembro del Senado. El Coronel organizó una partida de búsqueda  y llegó a la casa de los Benders el 28 de marzo de 1873. Los Benders le dijeron que sí que lo habían visto, que había pasado la noche y seguido su camino al día siguiente. Finalmente el Coronel decidió quedarse a pasar la noche y la leyenda dice que encontró un relicario dorado bajo su cama que pertenecía a su hermano desaparecido. Ante este descubrimiento se excusó y se dispuso a buscar ayuda. Pero al llegar a la mañana siguiente se encontraron la casa vacía. Nada se volvió a saber de esta familia de asesinos. Pero al iniciar las investigaciones en la propiedad, el Coronel York se topó con el macabro secreto. Al bajar al sótano se encontraron con un olor horrible y 3 martillos ensangrentados, pero ni rastro de ninguna víctima. Pero no tardaron en localizar a sus víctimas en el jardín. Se encontraron un total de 24 cuerpos, entre los que estaban William York, George Loncher y la pequeña hija de 2 años de este último.

bendersyard1

Si bien se encontraron únicamente a 24 víctimas, siempre se sospechó de muchos más, ya que había habido muchas desapariciones en la zona; y no hay que olvidar que los Benders escaparon (a pesar de que se les buscó sin descanso, e incluso se ofreció una cuantiosa recompensa), por lo que no es difícil de pensar que seguramente continuaron con su macabra actividad.

benderproclamation

Los martillos anteriormente comentados se pueden ver en la actualidad en el Museo de Cherryvale (Kansas). La fama de esta familia de asesinos fue tal que incluso contó con un museo, que finalmente cerró sus puertas en 1978, después de una gran polémica.

Documentales:

Bloody Benders

Fuentes:

Misterios.Co. Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo. Administrador, 2011. [Consulta: 10 de diciembre de 2014] Disponible en:

http://misterios.co/2011/02/03/the-bloody-benders-cuando-asesinar-en-serie-es-asunto-de-familia/

Culturizando. Administrador, 2014. [Consulta: 10 de diciembre de 2014] Disponible en:

http://www.culturizando.com/2012/10/horrores-humanos-los-sangrientos-bender.html

Matando que es gerundio. Jurliki, 2009. [Consulta: 10 de diciembre de 2014] Disponible en:

https://matase.wordpress.com/2009/12/25/la-familia-bender/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s