Jack: “El destripador” (1888)

jack-the-ripper

 

Uno de los asesinos en serie más famosos de la historia. Jack el Destripador hizo cundir el pánico en el distrito de Whitechapel (uno de los más pobres), en el Londres de 1888. El origen del apodo de “Destripador” le viene de una carta en la que alguien se adjudicaba los asesinatos bajo este apodo, y que tras saltar a la prensa fue conocido por toda la sociedad del momento. El simple hecho de ponerle un alias pareció darle alas a la histeria colectiva. No deja de resultar curioso que Jack pasara a los anales de la historia como uno de los más grandes asesinos, si bien hay que recordar que solo se tienen 5 víctimas confirmadas (todas abiertas en canal), cuando ha habido otros muchos con una ingente cantidad de asesinatos a sus espaldas y de formas también muy escabrosas.

Gracias a los avances que la psicología y la criminología podemos conseguir un claro perfil criminal. Hoy día podemos decir que Jack el Destripador era un asesino en serie con un claro elemento de misoginia. Las causas pueden ser diversas, desde un maltrato producido por su madre, hasta el desprecio de una hermana. Y a todo esto le sumamos la mentalidad abiertamente machista de la época. El que sus víctimas fueran mujeres confirma el carácter misógino, pero el que fueran  prostitutas puede deberse a la facilidad para acceder a ellas.

La primera de sus víctimas fue Mary Ann Nichols, conocida como “Polly”. El crimen se cometió la noche del 31 de agosto de 1888. Esta mujer de 42 años salió como cada noche a recorrer las calles en busca de clientes cuando se topó con el hombre equivocado. A las 3:45 de la mañana su cuerpo fue encontrado, tirado en el suelo y con la mirada perdida y un corte en la garganta, de oreja a oreja. Pero un fue un simple asesinato, bastante común en la zona, la autopsia desvelo que el asesino había abierto su vientre en canal, dejando a la vista sus entrañas. Pero no fueron las únicas heridas encontradas, también habían cortes en el costado derecho y en sus partes íntimas. Pero el forense también se encontró con una incógnita: los brazos eran la única parte del cuerpo que aún estaban calientes. Tras la muerte de Polly el miedo empezó a recorrer las calles, todo acentuado por la incapacidad de la policía por encontrar al responsable. Pero por desgracia, el mero hecho del asesinato de una prostituta no haría saltar las alarmas. Solo era una desgraciada menos en un barrio donde abundaban las “mujeres de dudosa reputación”.

Mary_Ann_'Polly'_Nichols

Fue cuando las cosas parecían calmase cuando apareció el cuerpo de Annie Chapman, “Anniela la Morena” para sus conocidos; una prostituta de 45 años. La última noticia que se tenía de ella con vida fue el 8 de septiembre de 1888, cuando una conocida la vio hablando con un cliente. Su cuerpo fue encontrado pocas horas después, a las 5:55 de la mañana. El cuerpo se encontraba sentado en el suelo de la calle, con la cabeza baja, y con la mano izquierda en uno de sus pechos. Al igual que “Polly”, tenía un tajo en el cuello. Pero lo macabro es que sus intestinos descansaban en su hombro y le habían extirpado el útero. Un hecho curioso es que el asesino dejo de forma ordenada y frente a la víctima todas las posesiones de esta última. La autopsia arrojo más datos a este horrible crimen: el rostro y la lengua hinchados, magulladuras en cara y pecho, abrasiones en los dedos (le arrancaron los anillos), había intentado decapitarla, la había abierto en canal y le habían extirpado no solo el útero, sino también los ovarios, la vagina y parte de la vejiga.

whitne76

El asesino seguía libre tras este segundo asesinato y los vecinos, cansados de la ineficacia de la policía, organizaron patrullas nocturnas. Pero todo esto resulto inútil, ya que la noche del 29 de septiembre se encontró el cuerpo de Elizabeth Stride, una prostituta de 45 años de origen sueco, conocida como “Long Liz” por su altura y desnutrición. Es sorprendente la habilidad de Jack para cometer sus crímenes, el cuerpo de Elizabeth fue encontrado apenas 20 minutos después de que un policía pasara por su calle en su guardia; su cuerpo aún estaba caliente. En cuanto a sus heridas se pudo apreciar el mismo corte en la garganta (murieron todas desangradas), pero a diferencia de las anteriores, Elizabeth no había sido destripada. Seguramente esto se debió a que no le dio tiempo, recordemos que el cuerpo de Elizabeth aún estaba caliente cuando la encontraron. Un nuevo dato curioso de sumo a los anteriores: se encontró un delantal ensangrentado (usado por Jack para limpiarse) y un mensaje escrito en la pared por el asesino, y que desconcertó a la policía: “Los judíos no serán culpables de esto”.

stride

Pero la noche no había acabado con la muerte de Elizabeth. Seguramente el asesino se sintió frustrado por no terminar su “obra” con Elizabeth, asique se buscó una nueva víctima entre el colectivo de las prostitutas. La que tuvo la mala suerte de toparse con él fue Catherine Eddowes, de 46 años, que salía de la comisaria tras pasar un día “durmiendo la borrachera” entre rejas. De camino a casa, pasando por una calle cercana a la que habían encontrado a Elizabeth, Catherine se encontró con su asesino. Apenas unos momentos antes el guardia asignado a esa calle había pasado su ronda. Algo que resulta realmente sospechoso; y que hace pensar que el asesino, o bien tenía mucha suerte o lo tenía todo calculado al milímetro. El cuerpo de Catherine fue encontrado por un policía de patrulla. Estaba boca arriba, con los brazos extendidos hacia los lados y las palmas vueltas. La ropa estaba amontonada sobre su pecho, con el cuerpo desnudo y abierto en canal. Los intestinos se encontraban sobre el hombro derecho. Todo parte de la firma de Jack el Destripador. Según la autopsia el asesino se ensaño con Catherine (¿estaba furioso por la interrupción anterior? ¿o simplemente estaba perdiendo el control?), el corte de la garganta era mucho más largo y profundo que en las anteriores víctimas, la cara estaba llena de cortes y el asesino le había cortado la punta de la nariz, los parpados inferiores y las mejillas. También a Chaterine le extirpó el útero, un riñón y parte del hígado, del páncreas y el bazo. Y no olvidemos sus intestinos.

260px-EddowesStitching

Tras el ensañamiento con su última víctima el Destripador otorgo un mes de “gracia”, por lo que en octubre no hay víctimas, que sepamos. En este tiempo la noticia de un asesino en serie había salido de la ciudad y todo el país estaba pendiente del esquivo asesino. La policía hizo llamamiento y aseguro que no pararían hasta encontrarlo. Pero la calma aparente se truncó cuando un empleado de la casa de huéspedes donde habitaba una joven y hermosa prostituta de 25 años fue a la habitación de esta última a reclamar una deuda pendiente. La joven se llamaba Mary Jane Kelly, y el empleado encontró lo que quedaba de su cuerpo en el dormitorio. Los hechos estaban claros, el Destripador había vuelto y Mary Jane era la victima con la que más se había ensañado. Las autoridades apenas podían distinguir su cuerpo desnudo en el charco de sangre que era su cama. El asesino la atacó de frente (algo único) y le clavo un cuñillo en el cuello, para seguir apuñalándola en la cara repetidas veces, hasta dejar al aire los huesos. Después le arrancó las orejas y la nariz. En lo que concierne al cuerpo, no estaba mucho mejor. Abierta en canal, le había arrancado los pechos, había fragmentos de piel de su cara y muslos junto a su cuerpo despellejado. Alrededor del cadáver se encontraron los riñones, el hígado y otros órganos. Y según los informes de la policía lo que quedaba de su rostro mostraba los ojos abiertos y un rictus de terror. También le había extirpado el corazón y esto ofreció una nueva pista, tenía conocimientos anatómicos muy avanzados, ya que es extremadamente difícil extraer un corazón, incluso para un médico.

675px-Srkelly

Mary Jane fue su última víctima, nada se supo de él. Jamás fue capturado y tampoco conoceremos cuantos asesinatos más pudo haber cometido.

Un último apunte a comentar es la noticia que salto a principios del mes de septiembre de 2014 en la que se comunicaba el descubrimiento de la verdadera identidad de Jack el Destripador. Según unas pruebas de ADN extraídas de un chal de la segunda víctima el asesino era un inmigrante polaco llamado Aarón Kosminski, que contaba con 23 años en aquella época y que había escapado de los pogromos rusos en 1880, y que además, ya había sido sospechoso en 1888.

Documentales:

Canal Historia. Jack el Destripador (Parte 1 y 2). [Consulta: 10 de diciembre de 2014] Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=g2B2k9YJr80

Fuentes:

ABC.es. Hemeroteca, Manuel P. Villatoro, 2014. [Consulta: 10 de diciembre de 2014] Disponible en:

http://www.abc.es/archivo/20141008/abci-jack-destripador-asesinatos-prostitutas-201410071658_1.html

Europapress. Internacional, Daily Mail. [Consulta: 11 de diciembre de 2014] Disponible en:

http://www.europapress.es/internacional/noticia-jack-destripador-era-inmigrante-polaco-llamado-aaron-kosminski-pruebas-adn-20140907155442.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s