Vlad Tepes: el empalador (1431-1476)

descarga (9)

Vlad III (noviembre 1431-diciembre 1476), también conocido como Vlad Draculea o Vlad Tepes (el empalador), fue hijo del voivoda (príncipe) de Valaquia Vlad II. En 1456 se hizo con el poder, manteniéndolo hasta 1462, momento en que tuvo que exiliarse hasta que en 1474 recuperó el trono hasta su muerte dos años más tarde. Este gobernante, considerado uno de los más duros de la Europa Oriental durante el siglo XV pasó a la historia por su crueldad a la hora de castigar a enemigos y traidores. En cambio, habrá que tener en cuenta el contexto de la época. Nos encontramos en un periodo en el que las guerras de frontera eran una constante, donde las represalias y las ejecuciones no eran algo extraño.

A los 13 años fue enviado a Turquía, junto con su hermano Radu, como garantía de sumisión, debido a la alianza que Vlad II estableció con los otomanos. Esta alianza significó la enemistad de Juan Hunyadi (regente de Hungría), que en 1447, apoyado en la burguesía de Valaquia (los boyardos) llevó a cabo un ataque que se tradujo en la muerte de Vlad II y de su sucesor, su hijo Mircea.  Ante esta situación, el sultán Murat II declaró a Vlad Draculea como sucesor al trono. Éste, en 1448, logró hacerse con el poder tras derrotar a Hunyadi en Kosovo, sin embargo, a los pocos meses fue depuesto, tras lo que corrió a refugiarse en Moldavia, donde tenía familia.

Anduvo buscando apoyos hasta que en 1453, Juan Hunyadi lo llamó a su corte. Los húngaros se sentían cada vez más amenazados por los turcos debido al acercamiento con éstos por parte del príncipe de Valaquia Vladislav II. Hunyadi pensó en Vlad como su sustituto. De esta manera, en 1456, apoyado por gentes de Transilvania y un noble de la casa Bathory, derrotó a Vladislav II en Târgusor, lo ejecutó y se proclamó príncipe.

02

En un primer momento se lanzó a eliminar amenazas, sobre todo la de os boyardos, por quienes sentía un odio eterno tras el asesinato de su padre. Mató a un gran número de nobles, y aquellos que quedaron con vida, vieron reducir su papel económico. Llevó a cabo ejecuciones y empalamientos en aquellas ciudades que no lo reconocían, sin importar sexo y edad. En una ocasión empaló a unos 30.000 colonos alemanes de Brasov, los cuales se negaban a pagarle tributos, fue la noche de San Bartolomé. En esta ocasión organizó una cena alrededor de los empalados, mientras los verdugos iban eliminando a los líderes de la sublevación.

images (3)El apelativo de Tepes (empalador en rumano) proviene por el gusto del príncipe por empalar a sus víctimas. Este castigo consistía en introducir por el recto un palo, de unos 3,5 metros, lo fijaban a la carne mediante clavos para, posteriormente, ponerlo en vertical. De esta manera, la víctima moría lenta y dolorosamente. Le gustaba realizar empalamientos masivos. Se calcula que bajo sus órdenes  murieron unas 40.000-100.000 personas, tanto por la práctica del empalamiento como por medio de otras torturas. Hay numerosos documentos que versan sobre su sadismo.

En la Pascua de 1459, invitó a los boyardos a vestir sus mejores galas para acudir a una cena. Al término de ésta mató a los más viejos  y, a los más jóvenes los mandó desde Târgoviste (lugar de la cena) hasta un castillo en ruinas (el famoso castillo de Drácula), situado cerca del río Arges, que les hizo restaurar. Los nobles irían muriendo víctimas del cansancio y el agotamiento a lo largo de los meses.

En 1461, Mehmet II intentó tenderle una trampa citándole en Giurgiu para solucionar el problema fronterizo. Allí le esperaba un destacamento pero Vlad III, aparte de con los tributos, se presentó con un numeroso ejército de caballería, derrotando a los otomanos con facilidad. Éstos fueron llevados a Târgoviste y empalados. Se dice que ese mismo año Mehmet II se echó para atrás cuando se disponía a atacar Târgoviste debido al panorama que se encontró en el “bosque de los empalados” (más de 20.000 personas empaladas). Ante esta situación se vino arriba y cruzó el Danubio. En 1462 envió una carta al rey de Hungría (Matías Carvino)en la que le informaba acerca del número de muertes que había llevado a cabo, fijando la cifra en unos 24.000. Le envío dos sacos llenos de cabezas, orejas y narices. Finalmente, Mehmet II tomó la capital con unos 150.000 hombres al mando de Radu, hermano de Vlad Draculea, el cual, en inferioridad numérica, procedió a efectuar una guerra de guerrillas. Finalmente, ante la falta de apoyo de la nobleza, que se inclinó hacia su hermano, se refugió en la fortaleza de Poenari, donde fue detenido por las tropas turcas (el rey húngaro se alió con Mehmet II gracias a que éste último le engañó mediante la falsificación de documentos).

castillo dracula

El famoso castillo de Drácula

 

Vlad III fue liberado en 1474 y junto a un ejército de transilvanos, valacos y moldavos tomó Valaquia por última vez hasta 1476, sin embargo, su situación era muy débil. Los turcos, apoyados por los boyardos, no tenían dificultades para penetrar en Valaquia.

Definitivamente, Vlad III moriría en una batalla contra los turcos, sin saber exactamente cómo, ya que don muchas las versiones sobre su muerte. Se dice que los turcos colocaron su cabeza en una estaca en Constantinopla.

1205267485_fEn las crónicas de su época se le presentó como alguien aficionado a la tortura y la muerte lenta, que cenaba bebiendo sangre de sus victimas mientras estaban empalados. Estas noticias fueron las que llevaron a B. Stoker a crear su personaje de Drácula en su novela de 1897.

Vlad Tepes llevó a cabo empalamientos, amputación de miembros extracción de ojos con ganchos, desollamiento, exposición a animales salvajes o elementos del clima. Su odio hacia los mendigos o los pobres le llevó en una ocasión a invitarlos a cenar para después, una vez que iban bebidos les prendió fuego.  Su aversión a los gitanos también fue patente. Una vez asó a tres de sus líderes y les obligó a: comérselos o a alistarse en el frente turco (lógicamente optaron por lo segundo).

Una vez, un comerciante acudió a él para denunciar el robo de una bolsa de oro, Vlad le dijo que acudiera al día siguiente. Cuando lo hizo encontró tanto a los ladrones como a sus familiares empalados en el patio del Castillo. Le hizo al comerciante contar las monedas y decir si faltaba alguna, le contestó que no, que sobraba una. Esto fue una trampa del príncipe. En caso de no haber dicho nada, el comerciante hubiera corrido la misma suerte que los ladrones

En otra ocasión, cuando encontró a un campesino con mal aspecto en sus ropajes le reguntó que si no tenía mujer y, de ser así, a que dedicaba sus ratos libres. Ordenó llevaran la mujer ante él para preguntarle que hacía durante el día, a lo que contestó que el pan, la comida, coser. Ante esta respuesta señaló las ropas del marido y, como no la creyó la mandó empalar a pesar de la negativa del marido. Mandó a otra mujer a casarse con el campesino advirtiéndole sobre las consecuencias que sufriría en caso de no dedicarse a sus labores.

DSC_0027

A pesar de todos estos hechos, los historiadores rumanos han definido a Vlad Draculea como un héroe nacional ya que, en aquellos tiempos el uso del terror era una forma muy eficaz para intimidar a los enemigos. Visto así, Vlad III sería simplemente un hombre de su época. En 1976 N. Ceauçescu lo declaró un Héroe de la Nación. Habría que plantearse hasta qué punto son ciertas estas historias. Está claro que muchas de ellas son pretenciosas. Sin embargo, pocos fueron los que llevaron tan lejos sus prácticas de tortura y eliminación de enemigos.

Fuentes:

Administrador. Vlad Tepes. En: Biografías y vidas [en línea]. [Consulta: 17 de diciembre de 2014]. Disponible en: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/vlad_tepes.htm

Martín Alarcón, J. El sepulcro de Vlad Tepes, “Drácula”, en una iglesia de Nápoles. En: el Mundo [en línea]. [Consulta: 17 de diciembre de 2014]. Disponible en: http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2014/06/16/539ecb3cca47416d528b4579.html

Administrador. Vlad Tepes-Vlad Draculea-Vlad III (1431-1476). En: escalofrío [en línea]. [Consulta: 17 de diciembre de 2014]. Disponible en: http://www.escalofrio.com/n/Asesinos/Vlad_Dracul_-_Vlad_Tepes/Vlad_Dracul_-_Vlad_Tepes.php

Bibliografía:

FARRAC, J. La verdadera historia de Drácula. Ediciones 22

MÄRTIN, R.-P. Los “Drácula”. Vlad Tepes, el Empalador, y sus antepasados. Tusquets Editores, Barcelona, 1993.

MARTÍNEZ LAÍNEZ, J. Tras los pasos de Drácula. Punto de Lectura, Madrid, 2002

VALDALISO, Covadonga. “Vlad el empalador, el Drácula histórico”. En: Historia, National Geographic, Nº 46.

Documentales:

Películas:

Vlad Tepes (1979). Dirigida por Doru Nastase. Única película de tinte histórico sobre este personaje, no influenciada por el Drácula de Bram Stoker.

Vlad Tepes (1979). Dirigida por Doru Nastase. Única película de tinte histórico sobre este personaje, no influenciada por el Drácula de Bram Stoker.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s